ASHER|

Menu

La Isla

La Isla
Cuando era niño vivía en un pueblo pequeño a lado de un gran lago. Una ocasión el sol derramaba luz sobre los montes, mis ojos se cerraban dejando una hendija por la cual espiaría tremendo espectáculo. De repente, esa paz fue invadida por el terrible ruido de la tierra al abrirse dejando una isla en medio del lago. La imagen arrancaba emociones de mí alma.
Nunca antes había existido tal isla. Corrí al muelle y excitado conseguí una balsa, no podía imaginar todo lo que podría encontrar en aquella isla, pensaba en un tesoro o mejor aún: ¡un fantasma! El remo y mi brazo se mutaron en uno solo, luchaba como un toro, para alcanzar aquella isla. Al llegar solo encontré un árbol seco y blanco como las nubes, lo observe y sentí que aquel árbol me observaba y no había nada que decir…
Fui a hacia la balsa, me volví hacia el árbol, lo miré y lo admiré quizás por última vez, y deje que el movimiento del agua encausara mi balsa, no había nada más, regresé al muelle sin tesoros, ni fantasmas, sólo con el recuerdo de haber librado la aventura más hermosa de mi vida…