ASHER|

Menu

Paraiso de los necios.

El sistema de transporte metro traslada diariamente a un alrededor de 5 millones de personas a través de más de 200 km, es el punto de encuentro y redistribución de este fenómeno de migración urbana; diariamente recoge de un ambiente a miles de obreros y estudiantes para ser vomitados en otro completamente distinto, en el subterráneo da igual ser de día o noche, el tiempo es relativamente corto, las distancias se hacen breves, la gente duerme, es un medio de transición nunca te encuentras en el, es sólo un medio para llegar al fin.

Durante estos viajes el cuerpo se descompone, se vacía, se mezcla con miles de cuerpos mas, el cuerpo es frágil como la identidad del migrante al vagar diariamente por zona ajenas a su naturaleza; el metro es observado sólo como un espacio, por el contrario, es un dominio. Donde el yo es cuestionado y es cruzado por el movimiento de población incluso fragmentado o perdido.

La abstracción, la reducción a los rasgos fisonómicos elementales, es un intento de transcribir el conjunto de sensaciones que la escena crea en mí.

El objetivo es distorsionar la estabilidad del punto de vista, buscando una estrategia para burlar las rutinas de la mirada, lo que abre la posibilidad de múltiples lecturas, busco atrapar esa tensión del momento conflictivo en que la presencia parece estar a punto de disolverse.